Amazon

jueves, junio 02, 2011

Usos Medicinales del Carbón

El carbón o la madera quemada, se forma cuando ésta es calentada en ausencia del aire. El Carbón tiene la propiedad única de absorber o remover gases venosos, drogas, químicos, tóxicos, bacterias y virus. Un carbón de buena calidad puede ser hecho de cáscara de coco y de cualquier clase de madera como eucalipto, sauce, pino y roble. El carbón que encontramos en los supermercados para la barbacoa no es para uso medicinal, ni debe ingerirse, pues está procesado con químicos tóxicos.  El carbón medicinal lo puede conseguir en tiendas naturistas, herbolarios o  ser hecho fácilmente en casa. Para propósitos medicinales, corte el carbón en pedazos grandes. Esterilícelo calentándolo en una vasija de barro de 20 a 30 minutos. Muela los pedazos de carbón hasta producir polvo fino y guárdelo en un recipiente seco y bien cerrado. Ventajas del Carbón: Es simple de hacer y de usar, es barato y fácil de adquirir. Es inofensivo y muy efectivo. El carbón no tiene efectos tóxicos. Use la cantidad que necesite, con la frecuencia que lo necesite. Mezcle cuidadosamente de una a dos cucharadas de polvo de carbón en poca agua, llene el vaso con más agua y tómesela. Es mejor tomar el carbón entre comidas, pero si la comida es la causa de la enfermedad, tome el carbón cada vez que lo neceesite. Usos medicinales del carbón: Envenenamiento o dosis excesiva de drogas: Es el mejor tratamiento en caso de envenenamiento o dosis excesiva de droga: Una o dos cucharadas grandes de carbón en medio vaso de agua, e ingiera rápidamente. Diarrea: El carbón es uno de los tratamientos más efectivos contra la diarrea. Trátese la diarrea severa en un adulto, suministrando un vaso de agua, mezclado con dos cucharadas rebosadas de polvo de carbón, seguido de un vaso de agua pura, durante 4 veces al día. Por cada deposición acuosa, tome un vaso de agua de carbón, seguido de un vaso de agua pura. Para niños use la mitad de la dosis de carbón utilizada para un adulto. nauseas y vómito: El carbón es un tratamiento muy efectivo en caso de nauseas y vómitos. Adminístrese la dosis completa para adultos (1 -2 cucharadas grandes en medio vaso de agua) cada vez que se produzca el vómito. Si se trata de un niño, use la mitad de la dosis sugerida para adulto. Si el carbón es vomitado, administre otra dosis inmediatamente. Después de una dosis de carbón, siempre debe darse un vaso de agua. Gas intestinal o Flatulencia: El carbón elimina los gases intestinales o flatulencia: Tome una a dos cucharadas grandes de carbón en medio vaso de agua, cuantas veces sea necesario para controlar los síntomas. Infecciones en los ojos, en los oídos y en las encías: Coloque una cataplasma de carbón sobre el ojo, el oído o la encía infectada; déjela reposar por lo menos cuatro horas o toda la noche. La aplicación de calor a la cataplasma aumenta su efectividad. Infecciones en la piel o en las articulaciones: Picaduras de abejas o arañas: Para picaduras pequeñas de abejas o picaduras infectadas, causadas por mosquitos, arañas u otros insectos, aplique una cataplasma de carbón directamente sobre el área afectada. Para reacciones alérgicas severas, cambie la cataplasma cada diez minutos durante una hora, después de esto, deje la cataplasma de carbón por espacio de 8 horas, o hasta que el dolor o la inflamación hayan desaparecido. Mordeduras de serpientes: Lave inmediatamente el área afectada con agua y jabón. Prepare un baño frío de carbón, con media taza de carbón en ocho litros de agua y sumerja el área mordida en éste, de 30 minutos a una hora. Aplique una cataplasma grande de carbón, que abarque, además de la mordida, toda el área circundante, apliamente. mantenga la cataplasma húmeda, cubriéndola con un plástico. Cambie la cataplasma anterior y coloque una nueva cada 10 o 15 minutos, hasta que la inflamación y el dolor hayan desaparecido. Ingiera también polvo de carbón por vía oral. Tome dos cucharadas grandes en medio vaso de agua, cada dos horas durante seis horas. Luego ingiera una cucharadita cada 4 horas, durante las siguientes 24 horas. Cada dosis de carbón debe ser seguida por dos vasos de agua. Enfermedades del Hígado y de los Riñones: Es útil en estas afecciones, y también en caso de insuficiencia de los mismos (falla renal o hepática) Suminístrese carbón por vía oral, para ayudar a prevenir la acumulación de toxinas en el cuerpo. Para las enfermedades en el riñón, aplique una cataplasma grande de carbón, en la parte media de la espalda, y para los problemas en el hígado, aplíquese en el abdomen. Dolores en las muelas o infecciones en las encías: Para infecciones en las encías, mezcle el carbón en polvo, con suficiente agua para hacer una pasta. Cepíllese con la pasta de carbón entre las encías infectadas y los dientes. Deje el carbón en las encías durante toda la noche. enjuague los dientes y las encías por la mañana. Para dolores de muela, coloque pasta de carbón en un pedazo de gasa, enrolle la gasa y sitúela entre la mejilla y la muela infectada, o entre la lengua y la muela infectada. También es muy efectivo el carbón en lod dolores fuertes de gargantas debido a virus o bacterias.